LA BALA
La parte más costosa de un cartucho de fuego central es la vaina. Pero se abarata por su reutilización. El segundo componente más costoso de un cartucho es la bala, que, en este caso, no puede ser reutilizada. Sin embargo, es tan importante este factor que escatimar en su adquisición es una falsa economía.

La bala es la qué consigue el objetivo. Si acertamos a una lata, a un blanco de papel, a un jabalí, a un elefante, o (Dios no lo quiera) a otro humano, es con la bala. La eficacia del cartucho se apoya sobre la bala.

La bala es también el primer factor que determina la exactitud. Ni la meticulosidad, ni la pólvora, ni el pistón ni la carga afectan tanto a la exactitud como la bala.

Actualmente quien recarga los cartuchos modernos, ya sean de arma corta o de rifle, dispone de una selección extensa de balas muy buenas para elegir, disponibles en muchos calibres. Incluso algunos diámetros o calibres sirven para varios tipos de cartuchos. Ahí tenemos el .30 .30-30, .300 W.Mg, .308 Winchester, .30-06, que utilizan el mismo tipo de bala.
Tomando como ejemplo (año 2003) a Hornady Manufacturing Company, como uno de los productores más grandes de balas para recargadores, podemos ver el número tan grande de variedades por calibre de que disponen.

ARMA LARGA ARMA CORTA
Calibre Diametro Nº Variedades Calibre Diametro Nº Variedades
.17 (.172") 2 .25 (.251") 2
.22 (.224") 21 .30 (.308") 1
.24/6mm (.243") 16 .32 (.311-.312") 6
.25 (.257") 9 9mm (.355") 10
.26/6.5mm (.264") 8 .38 (.357") 18
.270 (.277") 11 .40/10mm (.400") 8
.28/7mm (.284") 20 .41 (.410") 2
30 (.308") 29 .44 (.429-.430") 8
.303 (.310-.312") 6 .45 ACP (.451") 8
.32/8mm (.321-.323") 6 .45 LONG COLT (.452") 7
.33 (.338") 6 .475 (.475 ") 2
.35 (.358") 5 - - -
.375 (.375") 7 - - -
.416 (.416") 2 - - -
.44 (.429-.430") 1 - - -
.45 (.458") 5 - - -
.50 (.510") 1 - - -


Por supuesto la línea de productos de cada fabricante no es idéntica,. Hornady, por ejemplo, no ofrece una bala del calibre de 9.3m m (.366"), solamente Barnes, Nosler, Speer. Los fabricantes de puntas que ofrecen la selección más grande y con mayor difusión mundial son Barnes, Hornady, Nosler, Sierra, y Speer. Cualquiera de estas marcas de fábrica nos dará un alto grado de satisfacción.

La bola del plomo
La bala más simple es una bola pura del plomo. Ardesa, Hornady y Speer, entre otros, ofrecen bolas del plomo a los avancargueros. Las bolas del plomo son los proyectiles más usados en los revólveres y armas de avancarga actuales. Son capaces de gran exactitud. El plomo puro se deforma (aplana) fácilmente sobre impacto, y las bolas del plomo pueden infligir heridas muy mortales, como se demostró durante la guerra civil americana. Los militares de los E.E.U.U. todavía llaman a su munición moderna con camisa de metal y en cola de barco, como la “bola”.
Balas cónicas
El paso siguiente en la escala evolutiva de la bala de plomo puro es la “bola cónica.” Esto es un proyectil cilíndrico con la punta afilada, también usada por los tiradores de pólvora negra. Se parecen a las de pistola modernas. Las balas cónicas se utilizan en rifles y armas cortas de pólvora negra. Su ventaja sobre una bola del plomo del mismo calibre es su mayor peso y, por tanto, su mayor densidad seccional, para de una penetración mejor y de una energía más alta. Tiene una desventaja pues generalmente pierde precisión al ser difícil alinear la bala perfectamente con el ánima al asentarla en la recámara.
Balas modernas de plomo
La bala más simple para las armas modernas sigue siendo la bala del plomo de uso general en revólveres. Éstos son los descendientes directos de la bala cónica de la pólvora negra. El plomo es un metal muy suave, y restriega la bala con calor y la fricción de su viaje por el ánima. Choca en los surcos del ánima y degrada la precisión. Además también puede ser difícil y costoso en tiempo el quitarlo. Las balas modernas del plomo no son generalmente de plomo puro, y si comúnmente aleado con el antimonio en un 1.5-5% para reducir el emplomamiento. Las balas de plomo pueden fabricarse en turquesa o ser estampadas. Las balas para turquesa contienen generalmente más antimonio.
Las balas del plomo son baratas, y por esa razón siguen siendo ampliamente utilizadas en armas corta y algunos rifles de baja velocidad. El .22 ya sea corto o LR se cargan con las balas del plomo, aunque las balas usadas para “alta velocidad” se recubren generalmente con cobre para reducir los residuos en el ánima. Las balas del plomo proporcionan, en términos generales, menos eficacia en la balística terminal que las balas encamisadas, y pueden dejar una suciedad considerable en el cañón del arma.
Balas encamisadas
Las balas encamisadas fueron inventadas para eliminar el molestia del “emplomamiento” o el ensuciamiento del ánima del cañón por restos de plomo que se deposita al disparar. Embutir el plomo en una camisa o envuelta fina de cobre de modo que este no rozara el ánima en su trayectoria por el cañón fue una gran innovación. La camisa de cobre se fabrica generalmente en forma de recipiente con la forma que deseamos para el proyectil y dentro del cual el plomo se embute. La base de la bala aunque no se cierre no nos afectará puesto que no tocará el ánima puesto que el frente y costados están cubiertos de cobre.

La mayoría de las balas encamisadas excepcionalmente utilizan el cobre puro suelen usar una aleación de cinc 90-95% y cobre y 5-10%. Esta aleación ensucia menos los cañones dejando una cantidad minúscula que apenas afecta a la precisión a no ser que la dejemos acumularse.
Balas macizas o blindadas (FMJ)
Llamamos así a las balas sin plomo en su interior. La convención de Ginebra decretó que solamente las balas que no se amplían (FMJ) podrán ser utilizadas en combate por militares.
Las balas FMJ eran originalmente de punta redonda, observándose que el encamisado hacía mejorar la aerodinámica de las balas consiguiendo una trayectoria más plana y manteniendo más energía en su destino. Esto aumentó dramáticamente el alcance y la mortalidad en las balas del rifle. Los alemanes desarrollaron la forma puntiaguda acentuada de la bala que llamaron “spitzer,”. En 1905 el ejército alemán adoptó la bala del spitzer para su cartucho nuevo del servicio, el 8x57JS.

Las balas de FMJ cuestan menos de fabricar que la mayoría de las otras balas. Están disponibles para los recargadores de arma corta y algún calibre de rifle como munición barata de entreno. Las balas FMJ no se deben utilizar nunca para la caza.
Balas de punta blanda
Para la caza o para defensa policial se invierte la camisa; ahora es el culote el que queda cubierto y la punta abierta. Se busca que al impactar la punta blanda se expanda y agrande para mayor efectividad en la descarga de la energia. Estas balas de “punta blanda” actuan muy bien para la mayoría de los usos de caza, particularmente cuando el plomo no se pierde en la extensión iniciada. Estas puntas en la actualidad vienen con multitud de formas, de punta plana, redonda o puntiaguda. Las camisas tienen a veces el grueso uniforme, aunque existen con el grosor de la punta más fina, para facilitar la expansión, que la parte trasera que limita la expansión y perdida de masa.
Balas de punta hueca
Las balas de punta hueca son particularmente populares en los cartuchos de arma corta ya que carecen de la energía de las balas del rifle para iniciar la expansión al impactar. Estas balas de pistola, cuidadosamente diseñadas, se expandirán confiablemente incluso a velocidades moderadas.
Balas de alta calidad
Últimamente el encamisado de la bala ha llegado a ser muy sofisticado, y las balas “de alta calidad” se han vuelto populares. Las camisas se diseñan con grueso variable y con compartimentos independientes. El interior o corazón de plomo se suelda o se sitúan de forma especial dentro del encamisado para evitar su separación durante la gran tensión del impacto y penetración.
Nosler inventó la bala “Partition” (de la partición), que divide internamente la bala en dos partes permitiendo la expansión a la primera mitad pero sin perdida de masa en la segunda o posterior parte. Si la representamos en sección se parecerá a una “A” o a una “H” representando la barra horizontal la “partición”. Algún otro fabricante ha copiado este método con éxito incluso se utilizan distintas aleaciones de plomo en la parte delantera y la trasera.
Ha habido fabricantes de puntas que han eliminado con éxito el plomo, fabricando la bala de cobre puro. La X-Bala de Barnes era la bala pionera de este tipo. Utiliza un punto hueco en la punta que la hace abrir como los pétalos de una flor sobre impacto, aunque conservando virtualmente el 100% de su peso para la penetración máxima. Éste ha demostrado ser un diseño excelente donde se requiere la penetración profunda.
Nariz de plastico
Creo que fueron los de Remington los primeros que fabricaron balas con una nariz dura y puntiaguda de bronce para aumentar el coeficiente balístico eliminando la deformación de la punta. Se fabricó allá por los años 30 y todavía está disponible en algún calibre. La punta dura también debía de actuar como una cuña para comenzar la expansión de la bala al impactar. CIL de Canadá cambió el material de la punta por plástico para alguna de sus balas y muchos años más tarde Nosler adoptó la idea y la incorporó en sus productos publicitándolo con gran éxito, y así esta idea, que se había ignorado por décadas, se volvió sumamente popular. La Nosler Punta Balística de plástico tiene una buena reputación por su exactitud.
Escoger la bala
El tirador que recarga debe analizar lo que espera alcanzar con los cartuchos que monta. En que terreno los usará, bajo lo que condiciones y cual el la finalidad para la que usará la bala, serán las preguntas que deberá responderse. ¿Es la trayectoria tensa el principal objetivo? ¿O es la capacidad de llegar y penetrar aunque encuentre obstáculos en el camino? ¿Se necesita gran penetración? ¿Tal vez una bala de punta blanda con una rápida expansión que descargue su energía en el blanco sea la más apropiada? ¿Cuanto exactitud real a larga distancia necesito?

Una vez definido un propósito claro, deberá investigar cuales son las puntas apropiadas para ese propósito consultando las fuentes más fiables de las que disponga.

Hagamos ahora un ficción creando un hipotético cazador que recarga su propia munición, llamado Pepe, que quiere encontrar su munición ideal para la caza del jabalí en la temporada de caza que es de septiembre a febrero. Pepe dispone de un rifle calibre .308 de cañón corto (concretamente un FR8 customizado) y cazará en batida en el norte de España un terreno montañoso y difícil donde los animales vendrán “levantados” por los perros por lo que si bien vendrán con la adrenalina activada no la suelen traer a tope. El disparo se puede hacer a corta distancia en terreno con mucha vegetación y ocasionalmente disparos más largos pero raramente a mas de 150 metros ya que, normalmente, nos tocará un puesto que tenga una u otra caracteristica. La temperatura variará de los 20 grados al principio a los -5 al final de la temporada. Como dato final decir que el jabalí tendrá un peso que oscilará entre los 30 kilos de un bermejo a los 120 de un magnifico ejemplar.

Como el rifle tiene poca largura de cañón tendré que compensar la falta de velocidad con la contundencia del proyectil así que descarto los de 150 y me decido por los de 168 y 180 grains. Como pueden darse dos circunstancias de poca distancia, normalmente con mucha maleza, contra tiros más largos y limpios, decido cargar dos tipos de balas: las cortas de nariz redonda para distancias cortas y las spizer y cola de bote, más precisas y rápidas, para distancias más largas.

Entro en otro dilema ¿duras? ¿blandas? En su biblioteca de cosas de armas, Pepe, tiene sus manuales que le indica las cargas de pólvora. Además dispone del catálogo de puntas de alguna armería con indicaciones sobre cada una de ellas que puede ampliar buscando por Internet en el fabricante. Ha visto que hay balas que cumplen perfectamente sin ser las más caras por lo que intentará tomarlas abaratando el coste ya que gastará más en sus entrenamientos.

Para tiros largos tiene que ser una bala de punta afilada con penetración pero capaz de ceder energía al abrirse bien. Dudo entre la Barnes Tipped TTSX de 180 grains o la Norler Partition Gr. Spizer de 165 grains. Opto por la Nosler un poco más rápida. Afortunadamente mi proveedor dispone de ellas.

Para los tiros cortos me gusta, También de Nosler, la Round Nose de 170 grains perfectamente capaz pero no está disponible en mi proveedor. No tengo muchas opciones para este tipo de balas asi que me decido por una Hornady InterLoock de 180 grains que aunque para mi gusto demasiado blanda creo que hará bien su trabajo.

En cuanto a la pólvora lo tiene mucho más fácil puesto que la única asequible, o al menos la más fácil de conseguir, es la Vectan francesa lo que le simplifica la toma de decisiones. Una sola marca de pólvora y una sola tabla de recarga!

Veamos que dice la tabla:


Tanto para la punta de 165 como para la de 180 la pólvora a usar es la Tubal-3000 y en cuanto a las cargas me temo que no hay mucho donde escoger. Voy a cargar 5 balas con cada punta. Las de 180 grains tal cual indica la tabla y las de 165 con lo indicado para 168 y probaré como van en el campo de tiro viendo las posibilidades de aumentar muy ligeramente la carga de las de 165 después de comprobar la velocidad a la salida de la boca de fuego. Mucho cuidado con los experimentos sobre todo con pólvora lenta. Tengo un conocido que jugar con pólvora le costó la mano (literal).

Obviamente, si nuestro amigo Pepe dispusiera de un revolver del calibre .44 para disparar a siluetas tendría diferentes prioridades de las hasta ahora escritas. Pero lo que intentamos exponer es la metodología que Pepe escogió para encontrar la bala adecuada. Realizó una pequeña investigación, analizó sus posibilidades y llegó a una conclusión que podría llevar a la práctica de forma económica y sin demasiadas molestias.


Daniel Quintana